El Norte de Castilla Carnavales
Los caníbales David, Alberto, Hugo y Óscar, a punto de devorar a su prisionero.
Los caníbales David, Alberto, Hugo y Óscar, a punto de devorar a su prisionero. :: Henar Sastre

Martes de Carnaval en Valladolid

Disfraces como tijeras en Valladolid

VÍCTOR M. VELA
13/02/2013
Los barrios salen a la calle con la cara más reinvidicativa del carnaval
 
Un grupo de vecinos de Pilarica recorrieron ayer por la tarde las calles de su barrio atravesados por una gigantesca tijera, que les perforaba el pecho y asomaba la mitad por delante y la mitad por la espalda, mientras taladraba carteles críticos contra los recortes y las privatizaciones. Junto a ellos, los jóvenes del club cultural El Olmo lamentaban que «con tanto recortes» ya no podrán ser «abogados, ingenieros, científicos o periodistas, porque no habrá becas ni facilidades para estudiar». Un paso por detrás, los niños del centro de acción social de Belén y Pilarica lucían unas tijeras de cartón hechas por ellos mismos y la comitiva se cerraba con una pareja disfrazada de sobres -«a la atención de Ana Mato»- por los que asomaban fajos de billetes.

El carnaval pucelano mostró ayer en los barrios su vertiente más reivindicativa con unos desfiles en los que la actualidad política y la situación económica se convirtieron en la mejor compañía para el disfraz y la máscara. David, Alberto, Hugo y Óscar, un grupo de amigos de Delicias, se convirtieron en caníbales para devorar, bocado a bocado, a un atribulado Mariano Rajoy. El grupo de baile moderno de la asociación Castill Delicias (tercer premio de adultos en el concurso celebrado en el parque de la Paz) se embadurnó la cara para demostrar que están «negras» por los recortes y reclamar que «los chorizos vayan a la cárcel». Y Nieves, con sus amigas -«nos llaman las chicas de oro», dijo- salieron disfrazadas de Blancanieves y los siete enanitos para recordar que en su mundo de cuentos no hay lugar para los ladrones.

En fin, que los vallisoletanos aprovecharon el desmelene del carnaval para sacar a pasear su indignación. Incluso en Delicias hubo premios para los grupos más reivindicativos. Por ejemplo, para la familia encabezada por Jennifer Colomo, que se disfrazó de bebés robados, con Sor María incluida. Y también para el grupo de mujeres indias -de la asociación Santo Toribio, en la calle Hornija- que clamaron por la dignidad de la mujer y contra el maltrato. Su disfraz iba acompañado por un gigantesco buda de cartón piedra elaborado por Lorenzo Duque. Este disfraz consiguió además el primer premio de grupos de adultos en Delicias.

El carnaval de este barrio también reconoció, en categoría infantil, a los comecocos del grupo Nueva Unión, a dos dragones chinos y, como primer premio, a los guardias civiles y las señales de tráfico de la asociación juvenil La Golondrina. Entre los disfraces de Delicias triunfaron además el Sombrerero Loco (mejor premio individual) o el cuento de Blancanieves, representado por los alumnos de sexto A del colegio Nuestra Señora del Carmen.

Baches y soterramiento

El desfile de Belén y Pilarica también utilizó los disfraces como método de protesta. Así, los diferentes grupos de chavales de Belén Joven tomaron las calles con sus vestidos reivindicativos. Los más pequeños participaron en la comitiva vestidos de magos para «solucionar con nuestra varita los problemas del barrio». Otro grupo de jóvenes elaboró con cartón diversos vagones de tren para reclamar el soterramiento, el grupo de los mayores fabricó varias barcas «para navegar por el barrio, porque hay muchos charcos cada vez que llueve» y otros chicos elaboraron unas gigantescas bombillas de cartón «que den la luz que no nos ofrece el alumbrado». Quizá los más graciosos fueron los chavales que, disfrazaron de jugadores de golf, recorrieron los principales hoyos (baches) del barrio. Los padres de todos ellos les acompañaron vestidos de albañiles. La comitiva de Belén y Pilarica contó también con la participación del grupo de mujeres del programa que ha puesto en marcha el Consejo Social en colaboración con la Fund
ación Secretariado Gitano.

Y además, hasta la plaza de las Nieves (de donde partió la comitiva) se acercaron Reme, Rubí, Mario y Begoña, convertidos en unos coloridos payasos. Claro, que no estuvieron solos. Les acompañaban Bruss y Roko, sus perros, dos más en la familia, que después de participar en el carnaval canino de Laguna también quisieron desfilar por las calles de la capital.
 

Programa de Carnaval de Valladolid 2013

Carnval de Valladolid 2013

Publicidad
Envía tu foto de Carnaval

Carnaval de Valladolid